50569
Profesionales cualificados de Digital & IT

¿Contratar en plantilla o freelance?

Llega un día en que toda empresa necesita crecer para poder abarcar nuevos proyectos y dar servicio a nuevos clientes. Una buena noticia que suele venir acompañada de un pequeño quebradero de cabeza: buscar (y encontrar) un profesional cualificado que encaje en la compañía y pueda asumir las nuevas responsabilidades que el equipo no puede absorber.

A la hora de encarar esta contratación, ya se haga internamente o se externalice con una consultoría especializada, es habitual que surjan dudas sobre si fichar al candidato en plantilla o bien decantarse por un freelancer que desempeñe esas mismas funciones como externo.

Como ambas opciones tienen sus pros y sus contras, como todo, es fundamental analizar bien nuestras necesidades y prioridades. Algo tan particular que depende del caso de cada empresa.

Eso sí, existe una variable aplicable a toda compañía y que marcará en gran medida nuestra decisión final: el número de horas que implica el trabajo y el coste que nos supone cada hora.

¿Cuándo contratar un freelancer?

Decantarnos por un profesional que trabaje de forma independiente es una gran opción porque nos permite minimizar los costes y maximizar los resultados. Sólo pagaremos por cada vez que necesitemos el servicio.

Para hacerlo posible y viable, se deberán cumplir una de las siguientes cuatro premisas:

  1. Es un trabajo no diario: Necesitamos realizar estas tareas una vez a la semana, al mes o cada X días. El profesional freelancer las hace, cobra por las horas invertidas y se desentiende hasta la próxima.
  2. Se puede hacer en remoto: No es necesaria su presencia en nuestra oficina. Nos comunicamos con él vía teléfono o email y cuando termina su trabajo nos lo envía.
  3. El proyecto tiene fecha de inicio y final: Cuando se trata de un evento, por ejemplo, puede trabajar intensamente durante los días que sean pero sabemos que pasada esa fecha su aportación se termina.
  4. Existe flexibilidad horaria total: No nos importa el horario del profesional porque trabaja de forma independiente. Lo único que buscamos es que el trabajo esté entregado en la fecha y hora acordadas.

¿Cuándo contratar en plantilla?

Al contrario de lo que pasaba en el caso anterior, aquí nos encontramos con un gasto fijo que, si bien supone un coste/hora más reducido, implica una inversión total mucho mayor. Es por eso que sólo será nuestra opción elegida si:

  1. Volumen de trabajo continuo: Hay suficientes tareas a realizar como para ocupar 20 o 40 horas semanas (media jornada o jornada completa).
  2. Se requiere estar presente en la oficina: La interacción diaria con el empleado y su feedback es importante para el buen funcionamiento de la empresa.
  3. No hay fecha de finalización del trabajo: Las diferentes tareas se van sucediendo y no se prevee un final.
  4. La jornada laboral tiene inicio y final: Sea más o menos flexible, se sigue un horario de oficina que permite trabajar en equipo.

Queda claro entonces que el factor principal para determinar si elegimos un trabajador en plantilla o freelancer es el volumen de trabajo que haya por hacer.

Cuando se pasa de X horas, dependiendo de los costes en cada caso, profesional en plantilla. Si se está por debajo de esa cifra, mejor alguien que trabaje de forma externa.

Sea como sea, en Social You contamos con una base de datos de casi 65.000 candidatos digitales & IT y somos especialistas en encontrar al adecuado para cada empresa y vacante, tanto freelance como en plantilla.

Si estás buscando un refuerzo contáctanos y te ayudamos a encontrarlo en tan sólo 20 días laborables.

 

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *